¿Qué es lo que buscas?

Google WWW http://profeciasdemadrecitalauraantonia.blogspot.com/

miércoles, 14 de junio de 2017

LA REENCARNACIÓN: LEY DIVINA UNIVERSAL


A la fecha actual, la Reencarnación ha quedado probada de muchas formas, tantos por testimonios de niños que recuerdan hechos de vidas pasadas y que han sido comprobados visitando los lugares donde vivieron antes en otro cuerpo, así como las experiencias de psicólogos y médicos especialistas que han efectuado "regresiones inducidas" en sus pacientes, los que han revivido el recuerdo de existencias anteriores.  Entre ellos, el más célebre es el médico estadounidense Dr. Brian Weiss, autor de varios libros al respecto.
En nuestra bendita Congregación Espiritual de la Nueva Jerusalén, los Maestro de la Cosmogonía nos han confirmado, a través de nuestra Guía Espiritual, la existencia de la Reencarnación como Ley Divina Universal
He aquí una prueba de la reencarnación de dos personajes históricos a través de las épocas:





¡Son los mismos espíritus reencarnados!
A continuación, un trabajo de una de nuestras hermanas:


La Reencarnación



La Reencarnación es la oportunidad de tener muchas vidas para que el espíritu progrese y es una de las manifestaciones de Amor más grandes del mundo, otorgada por el Divino Padre Creador a todos los espíritus creados por Él.
Además, la Reencarnación también forma parte de las 4 Leyes de la Vida que rigen al Espíritu Humano: Nacer, Vivir la Vida de la Tierra, Desencarnar y Reencarnar.
La Reencarnación aclara numerosas interrogantes que le surgen al hombre en la Tierra y le da sentido hasta a los más mínimos aspectos de la existencia. Todo lo que ocurre está estrictamente regulado por la Ley de Justicia Divina, en forma cronométrica.
Con el propósito de ir purificándose, cada espíritu pasa por vidas reiteradas, primero en planetas inferiores, luego en los de expiación como la Tierra, en todas las épocas, y naciones. Al lograr un alto grado de progreso espiritual, los espíritus individuales y en familia espiritual podrán ser transportados en comunidad, por un Cometa, hacia un Mundo Superior, donde alcanzarán la Vida Eterna junto al Padre Divino, siempre sirviéndolo en el eterno proceso de Evolución del Universo.
En cada nueva vida, el espíritu elige un cuerpo masculino o femenino, según como la Ley de Justicia lo determine. Dependiendo de las obras que tuvo en su vida pasada, se fijará también su destino.  Una mala conducta lo hará retroceder a planetas de castigo o deberá reencarnar en la Tierra como parte del reino animal.
El Destino para cada vida terrena, se define según el KARMA. Esta palabra es un término sánscrito que significa “obra, hecho o acto” y tiene el sentido de “causa y efecto”. Lo que el hombre llama “suerte, azar o casualidad”, es un mecanismo del proceso de causa y efecto, que es natural, pero que el hombre desconoce.
Como el karma es una expresión y un Mandato de la Justicia Divina, constituye una “deuda” que tenemos que pagar, por faltas cometidas contra nuestro prójimo. Si el hombre no conoce la Verdad, su libre albedrío lo hará moverse dentro del marco invisible e ineludible del karma, que le señaló su Destino para la vida presente.
Si el hombre conoce la Verdad, su voluntad lo impulsará a actuar en justicia y a evolucionar espiritual y materialmente, para servir mejor al Divino Padre Creador, generando un papel dinámico en su propia existencia.
El karma es individual, pero siempre involucra a otras personas. Estas serán testigos inconscientes del cumplimiento de la Justicia del Padre, o también sentirán los efectos del karma, como padres y familiares.  También existen los karmas colectivos, como los que se generan en las batallas. Los victoriosos de antes, serán los derrotados después.
El recorrido por reencarnaciones pasadas trae al hombre al punto actual, y no debe interesarse en quién ha sido antes, sino en aprender a sortear las pruebas presentes, reaccionando con la Luz de la Ciencia en todo momento. Sólo el Padre establece si el hombre está preparado para conocer episodios de vidas pasadas, a través de sueños o videncias.
Numerosas citas bíblicas demuestran que la Reencarnación es un concepto usado en antiguas civilizaciones: “con la vara que mides serás medido”; “el que a cuchillo matare, con cuchillo es preciso que muera”, son algunas.
Los talentos, cualidades y habilidades de cada espíritu no se diluyen, de modo que las facultades cultivadas en cada reencarnación se suman al capital del futuro. Por ejemplo, las manifestaciones de los niños prodigio, son el renacimiento de un talento ejercitado en una o varias vidas previas.
Sólo de acuerdo a la estricta Ley de Justicia, un hombre podría o no manifestar las habilidades adquiridas anteriormente. Por ejemplo, si un hombre debe ser mendigo, podría tener instantes fugaces donde sus cualidades artísticas se manifiesten, pero no podrá apartarse de vivir en completa miseria.
Por último, decir que los vegetales son espíritus que reencarnan en el Reino Vegetal, porque ellos lo solicitaron. Son benéficos y alaban al Padre constantemente. Purifican el ambiente en forma física y espiritual. Todos los seres y cosas de la Naturaleza tienen espíritu.
Bendito sea el Nombre del Todopoderoso, ahora y para siempre, y por los siglos de los siglos! Amén

Hermana Arzobispo Loreto Santibáñez


La Pintana, Junio 2017

Gloria al Divino Padre Creador en las alturas y paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad